Este un programa académico de formación, investigación y reflexión sobre los aspectos metodológicos del quehacer teológico. El objetivo de la asignatura es examinar los elementos contextuales relacionados con el conocimiento, la ciencia y el método científico, como factores inherentes y fundamentales de la investigación científica considerando sus características, paradigmas e implicaciones éticas. 


Desde el transitar de la "teogonía” de Hesiodo y Homero con la "Ilíada”. Las fundamentaciones teogónicas del mito y el relato intentaron explicar la existencia de "Dios” desde las diferentes concepciones politeístas. Luego, con el devenir de los sistemas filosóficos milesios Presocráticos, tiempo después, Sócrates, Platón y Aristóteles dieron paso a las concepciones cosmogónicas que constituyeron el deslinde entre ciencias naturales y la metafísica para abordar el problema del "logos”, la creación, el alma, la inmortalidad y otras categorías antropoteológicas que aún son concéntricas a las religiones comparadas hoy en día.

 Entretanto, La "religión”, mas allá de las fronteras de Asia menor y central cobraba otro sentido.  Ese "religare” acercaba el hombre a Dios desde la concepción de la unidad como posibilidad de existir un único Dios, excepcional, supremo y omnisciente. Pero además, como un Dios que se "revela” en la historia, no como vengador, sino como "salvador” y reconciliador del sufrimiento de la humanidad a través de la "alianza”. Tal hecho extraordinario desde Ur de Caldea tomó un carácter universal desde la esperanza: "Yo haré de ti un gran pueblo”. Así nacía el monoteísmo revelado: judío, cristiano, musulmán.